En este punto, puede ser tentador gritarle palabras aterradoras como «DATOS DEL CLIENTE HACKEADOS». Pero esa no es la postura correcta para la seguridad digital. No, es probable que no podamos ayudarle si Corea del Norte decide lanzar un ataque DDOS en su sitio web. Pero podríamos apostar a que ese no es un problema que muchos de ustedes enfrentarían. En cambio, si podemos recomendar una serie de prácticas lógicas y seguras que eliminarán los peligros más comunes para sus datos.

AUDITORÍA DE EMPRESAS Y MEJORES PRÁCTICAS

Las prácticas comunes como la autenticación de dos factores se pueden olvidar, mientras que aberraciones como dejar los detalles de la tarjeta de crédito del cliente en los correos electrónicos, no se tienen en cuenta. Por eso todos nuestros esfuerzos de seguridad digital comienzan con la tarea más sencilla: un cuestionario.

Este conjunto de preguntas exhaustivas garantiza que el cliente se tome el tiempo para pensar realmente qué prácticas tienen y cuáles podrían ser sus vulnerabilidades.

Después de esto, llevamos a cabo una auditoría en persona. Eso implica pasar un día en la oficina con nuestros clientes, trabajando con diferentes departamentos o miembros del personal para ver de primera mano lo que se debe hacer.

Solo entonces diseñamos un plan específico a las necesidades de cada cliente. En un lapso de 3-4 días, cubrimos cómo surgieron las vulnerabilidades, los riesgos que implican, la solución correcta y cómo garantizar que esta solución se mantenga.

Estos planes pueden ir desde los básicos (copia de seguridad de datos en la nube, utilizando servicios de mensajería cifrados) hasta los más avanzados (reguladores de potencia digitales, cómo detectar sitios web comprometidos).

PROTECCIÓN DE DATOS

La protección de datos nos concierne a todos, o al menos debería. No se trata solo de garantizar que los datos de sus clientes no sean hackeados por fuerzas malignas de partes oscuras del mundo.

La protección de datos comienza con las acciones más simples en la oficina. ¿Cómo se guardan los detalles de pago de los clientes? ¿Cuál es el procedimiento al recibir un correo electrónico que contiene información confidencial? ¿Qué posibilidades hay de que el personal se lleve los datos a casa o los conserve cuando abandonan la empresa?

Nuestros talleres de seguridad digital enfatizan la importancia de brindar a sus clientes la total confianza de que su información de pago, dirección y preferencias personales de compra están completamente seguras con usted.

CUMPLIMIENTO LEGAL

Si bien la mayoría de los países tienen requisitos legales similares para la seguridad digital, estos pueden cambiar y cambian dependiendo de dónde se encuentre una empresa. Recientemente, las reglas de GDPR de la UE pusieron nervioso a todo el mundo y las empresas desesperadamente enviaron correos electrónicos a sus listas de clientes para asegurarse de que pudieran conservar legalmente sus datos.

Algunos países, como el Reino Unido, ponen gran énfasis en la privacidad del cliente, mientras que otros permiten que los datos se comercialicen instantáneamente a terceros. Casi el 50 por ciento de los países no tiene estrategia de ciberseguridad alguna, dando pie a un mundo en línea sin ley, en el que muchas empresas buscan evadir las reglas.

Sin importar donde se ubique, nuestra etapa de auditoría siempre tiene en cuenta las regulaciones locales y nuestro plan se modifica para mostrarle cómo lograr un cumplimiento legal completo.

Nuestras áreas de experiencia

Desarrollo web

Comunicaciones

Marketing Digital

HÁBLENOS

Permítanos conocer su proyecto.

Como agencia digital global, siempre enfrentamos nuevos desafíos por parte de nuestros clientes. Comunicación de crisis, traducción, gestión de contenido de blogs… y mucho más. Pregunte sin miedo, podríamos tener la respuesta.

HÁBLENOS

Permítanos conocer su proyecto.

Como agencia digital global, siempre enfrentamos nuevos desafíos por parte de nuestros clientes. Comunicación de crisis, traducción, gestión de contenido de blogs… y mucho más. Pregunte sin miedo, podríamos tener la respuesta.